El potencial Cultural de América Latina.

La cultura: recurso estratégico de la Política Internacional. -2 de 2-
abril 11, 2018
Estrategias para el desarrollo de una política cultural exterior. -1 de 4-
abril 13, 2018

Compilado por:
Lic. Max Araujo
Ex Viceministro de Cultura
Experto en Legislación Cultural

Ahora que nuestra América ha surgido al mundo con una identidad propia, resultado de un  intenso proceso  intercultural donde han convergido y se  han  fusionado naciones,  lenguas, religiones y saberes podríamos preguntarnos  ¿de cuánto poder  intangible dispone América Latina?Las manifestaciones culturales que surgen de las fuentes americanas tienen una buena  acogida  en  el mundo.  Por  referirse  solo  al  ámbito  literario,  si  escritores  conocidos en el mundo como Miguel Ángel Asturias, Pablo Neruda, Gabriel García Márquez y Octavio Paz no hubiesen construido su  imaginario con signos distintivos de  la  región,  Machu Picchu (Perú), Macondo (Colombia), o la Piedra del Sol (México), tal vez no  habrían  logrado  esa  fuerza  expresiva  reveladora  de mundos,  que  los  hizo merecedores del Premio Nobel. Somos un continente con un imaginario pródigo, como sí viviéramos en una edad literaria. Esa fuerza creadora se encuentra recogida en las diferentes artes.

En la narrativa, los escritores han contribuido a levantar un universo simbólico que los distingue en el mundo. Semejante atracción ejercen hoy la música, la pintura y las comidas de América Latina .Conocidos compositores e intérpretes como Chico Buarque, Silvio Rodríguez, Agustín  Lara,  Carlos Gardel,  Carlos  Santana, Violeta  Parra, Astor Piazzolla, Alberto Ginestera, Heitor Villa-Lobos, Leo Brower, Daniel Baremboím,  José  Asunción  Flores,  Martha  Argerich,  Raúl  García  Zárate, Claudio Arrau, Vinicius de Moraes, Agustín Barrios, Miguel Ángel Estrella, Cucho Valdés, Chabuca Granda,  traducen en géneros distintos  la  riqueza melódica de los campos y las urbes latinoamericanas, incluidas por supuesto las del Caribe.

Por suerte en la región no hacemos separaciones tajantes entre música culta y música popular. América Latina ha sabido preservar un estilo melódico y una cultura del cuerpo.  Hoy el mundo baila al ritmo de la salsa caribeña, del bolero mexicano, del son cubano, de la cumbia colombiana, de la marinera peruana, del tango argentino. Millones de parejas aprenden en el mundo a bailar estos ritmos. Son expresiones de  la convivencia  latinoamericana, que generan buena  imagen, empleo y desarrollo económico.

No hay que olvidar  la gastronomía, que muestra  las habilidades alquímicas de la región, que va siendo más y más apreciada en todas partes, pues se instalan y proliferan por el mundo coloridos restaurantes que dan a conocer el sabor latinoamericano en toda su diversidad, satisfaciendo a los paladares más exigentes. Un arte culinario que congrega a las cocinas autóctonas  y  las  cocinas  criollas,  surgidas de  esa prodigiosa  confluencia con las tradiciones ibéricas, árabes, africanas y orientales.

En el ámbito de la reflexión y de las ideas, son numerosos los intelectuales e investigadores de nuestros países que contribuyen con sus estudios y sus publicaciones a  los más  importantes debates en el mundo, participando a la conformación de una nueva mentalidad crítica y constructiva.

Baste recordar que en las últimas décadas nuestra región produjo algunas grandes  corrientes  de  pensamiento  como  la  filosofía  de  la  liberación,  la teología de la liberación, la pedagogía del oprimido, la sociología de la pobreza,  los estudios de cultura popular,  la economía  informal, entre otros, sobre  los que se han producido centenares de  libros y  tesis en diferentes partes del mundo.

Cabe mencionar los íconos del patrimonio cultural tangible e intangible, desde los ancestrales sitios arqueológicos, hasta los numerosos centros históricos de  las ciudades más  importantes del continente,  sin olvidar  la diversidad  lingüística, que  reúne  idiomas de origen  americano,  africano, europeo, asiático,  las  leyendas y  tradiciones orales,  las hermosas y útiles  artesanías,  sin olvidar  los  saberes  tradicionales y endógenos  tan apreciados hoy en día, en especial en el campo de la salud tradicional.

Para Montiel América Latina es un continente cultural, donde se han congregado todas las eras imaginarias del mundo. El desafío es cómo poner este excepcional acervo cultural al servicio de las relaciones internacionales, del diálogo entre las naciones y del desarrollo compartido. Un patrimonio que hace de América Latina una región que dispone de grandes reservas de poder intangible. Es por ello  que Montiel señala que:

 “La  realización  de  una  diplomacia  cultural  requiere  ciertas  adaptaciones en el nivel institucional. Como se trata de comunicar al exterior una obra colectiva,  como  es  la  cultura  de  una  nación,  esta  diplomacia  tiene  que ser altamente participativa, atenta a las producciones artísticas, culturales, intelectuales y científicas de  la comunidad nacional, y establecer una  relación  fluida y democrática con  los creadores, sea que estos estén dentro o fuera del país. Saber identificar el lado auténtico, innovador, esmerado, novedoso de las creaciones y saber presentarlas para hacerlas atractivas, tomando en cuenta que la globalización ha generado una sensibilidad ávida de novedades en todos los ámbitos. Un servicio con un agregado cultural o un consulado (que incluya funciones de promoción cultural) resulta una estructura  limitada. Esta  realidad  invita a  repensar a  fondo  la modalidad cómo se podrían reorientar estos servicios  tanto en  las Cancillerías como en las embajadas…….¿Por qué no asociar a  los connacionales que  se distinguen en estas actividades en el país huésped a que actúen como mediadores culturales? Este tipo de nombramiento no otorga estatuto diplomático alguno, como el caso del agregado cultural ad honorem. Se considera mediador a una persona con habilidades para transferir –hacer pasar- un saber o una estética de su propia cultura a otra distinta” (Solórzano, Foppa. Julio. Informe de una Consultoría elaborada para el Ministerio de Relaciones Exteriores en 2010 -Documento inédito-).

Nota. Todos los textos anteriores no son del autor de este trabajo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *